Home PRENSA Comunicados Acerca del ataque del ejército Israelí a los barcos que llevaban ayuda humanitaria al pueblo Palestino de Gaza
Acerca del ataque del ejército Israelí a los barcos que llevaban ayuda humanitaria al pueblo Palestino de Gaza PDF Imprimir E-mail
Martes, 10 de Agosto de 2004 03:30

 La soberbia y la prepotencia de las autoridades israelíes, avaladas por una parte importante de la población, parece no conocer ni tener límites. En esta oportunidad no necesitaron «inventar razones de seguridad nacional» ya que no debían bombardear casas particulares, escuelas u hospitales en la ocupada Palestina. El objetivo era otro, pero el mensaje el mismo: a Israel no le importan en absoluto las vidas ajenas, ni la opinión pública internacional, ni las resoluciones de la ONU, ni nada que «intente igualarlos al resto de la humanidad». Ellos pueden hacer y deshacer a su antojo.

  • Pueden seguir llorando a sus víctimas en los campos de concentración nazis de la segunda guerra mundial (que no fueron las únicas, ya que allí murieron tambien millones de soviéticos, gitanos y personas de otras nacionalidades) y utilizar la misma metodología para transformar en «campos de concentración» los territorios palestinos ocupados por su ejército criminal;
  • Pueden reclamar igualdad de derechos en cualquier rincón del planeta (como debe ser para cada hombre de planeta), pero se lo niegan en la práctica a millones de árabes y palestinos;

  • Pueden celebrar -junto a sus aliados occidentales- la caída del muro de Berlín, mientras construyen otro vergonzoso muro arrebatándole más tierra y libertad a los palestinos;

  • Pueden caminar libremente por el mundo pidiendo solidaridad por «su Holocausto», mientras ante la vista de todos siguen perpetrando la sistemática destrucción del pueblo palestino;

  • Pueden recurrir a los organismos internacionales pidiendo sanciones para Irán porque supuestamente está intentando fabricar una bomba atómica, mientras tienen en su poder decenas de misiles nucleares;

  • Pueden votar en contra de Cuba en las Naciones Unidas e incumplir cada una de las resoluciones adoptadas por la ONU en referencia a la creación del Estado Palestino.

Pueden ésto, y mucho más.
Y siempre cuentan con la hipócrita complicidad de las potencias occidentales, de muchos otros gobiernos, partidos políticos y personalidades, que priorizan la no condena de Israel «para parecer demócratas», en vez de transformarse en verdaderos seres humanos defendiendo, por sobre todo, EL DERECHO DEL PUEBLO PALESTINO A EXISTIR Y VIVIR EN SU TIERRA, invadida y ocupada desde hace más de seis décadas.
El silencio, el ocultamiento de la verdad, la no condena de la criminal política israelí y la indiferencia ante el incumplimiento de los derechos inalienables del pueblo palestino, nos transforman en cómplices de este genocidio.
Debemos exigir que la ONU condene este accionar y castigue a Israel.
Debemos exigir que nuestro gobierno tome las medidas pertinentes, incluso llegando al rompimiento de relaciones diplomáticas y comerciales con Israel, hasta que ésta no se retire de todos los territorios, hasta que no reconstruya todo lo destruido y hasta que no haga efectivo el derecho del pueblo palestino a vivir libremente en sus tierras.
Sumémonos todos a un gran movimiento de solidaridad con el pueblo palestino. Luchemos todos y condenemos al Estado genocida de Israel, que además busca chantajearnos, presentando nuestras justas críticas a su accionar criminal como «demostraciones de antisemitismo y antijudaísmo».
Expresamos nuestra solidaridad activa con los brigadistas agredidos y con los familiares de las víctimas de este nuevo atropello israelí.
Que los criminales no queden impunes.
Fuera Israel y sus Fuerzas Armadas de Palestina.

UN ESTADO, DOS PUEBLOS.

Buenos Aires, 31 de Mayo de 2010
Comisión Central de la
Unión Cultura Armenia de la República Argentina

Última actualización el Sábado, 04 de Septiembre de 2010 20:01
 

Auspiciantes

INADI
Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo.
Cooperativa Gráfica Patricios Ltda
Es una empresa recuperada y gestionada por sus trabajadores, se mantiene en plena producción y desarrolla una actividad de integración con el barrio y sus organizaciones populares.

¿Quién está en línea?

Tenemos 16 invitados conectado(s)